La Policía detuvo en Moscú y San Petersburgo a medio centenar de personas que participaban en manifestaciones no autorizadas en apoyo a 10 jóvenes acusados penalmente de ser miembros de un grupo extremista que buscaba derrocar al Gobierno.

Abogados de los 10 sospechosos arrestados en marzo dijeron que policías encubiertos fabricaron el caso, redactaron el programa extremista del grupo y alentaron a los miembros a realizar prácticas de tiro.

Cuatro de los acusados están en la cárcel y el resto bajo arresto domiciliario.

El grupo OVD-Info, que vigila el accionar policial y la represión política, dijo que hubo al menos 40 detenidos en San Petersburgo y al menos nueve en Moscú.

El caso ha recibido amplias críticas como ejemplo flagrante de los abusos oficiales cometidos bajo la ley antiextremista.

 

Con información y foto AP