El desabasto de gasolina en el Bajío acumula alrededor de mil 250 millones de pesos en pérdidas en términos empresariales.

Jorge Ramírez, presidente de dicha zona de la Coparmex, detalló que la situación es lamentable luego de varias semanas de afectación.

Detalló que en León se han armado filas de hasta 800 coches, cuyos conductores se han visto forzados a esperar hasta 36 horas, por el retraso en la llegada de pipas.

En entrevista para Radio Fórmula, el dirigente empresarial advirtió que de no solucionarse pronto el abasto del combustible, “se caerá en una cuestión mucho más grave”, pues se está afectando la “tranquilidad de vida”.

“Estamos a favor de que se combate el huachicol, pero no puedes combatir un problema generando otro. Pedimos que hagan un plan de contingencia para resolver el problema de desabasto y nos den la información correcta“, dijo.

Con información de Milenio