El sospechoso de la masacre en una sinagoga en Pittsburgh afirmó que odiaba a los judíos durante el ataque armado y después dijo a la Policía que los judíos estaban cometiendo genocidio y quería que todos murieran, de acuerdo con documentos de encausamiento que se divulgaron el domingo.

Robert Gregory Bowers, mató a tiros el sábado a ocho hombres y tres mujeres dentro de la Sinagoga Árbol de la Vida, en pleno oficio antes de que un equipo policial que lo rastreara y baleara dijo la policía en una declaración jurada, donde había detalles del tiroteo y la respuesta policial.

En una conferencia de prensa, las autoridades dieron a conocer los nombres de las 11 víctimas, todas mayores de 30 años. Entre ellas había hermanos y una pareja de esposos. La víctima de mayor edad tenía 97 años.

El alcalde Bill Peduto dijo que fue “el día más negro de la historia de Pittsburgh”.

La gente comenzó a llamar al número de emergencias 911 desde la sinagoga poco antes de las 10 de la mañana, reportando que “estaban siendo atacados”, de acuerdo con documentos presentados en corte. Bowers, de 46 años, disparó en la mano a uno de los dos primeros policías que respondió, y el otro resultó herido por “metralla y fragmentos de vidrio”.

Un equipo de respuesta táctica encontró a Bowers en el tercer piso, donde hirió a dos policías varias veces, dijo el documento. Uno de los agentes estaba herido de gravedad; el documento no habla sobre la condición del otro policía.

Un hombre y una mujer que estaban en la sinagoga y fueron heridos por Bowers se encontraban en condición estable dijo el documento.

Bowers, quien estaba armado con un fusil de asalto AR-15 y tres armas de fuego cortas usó las cuatro armas durante el ataque. Dijo a un policía mientras le curaban las heridas “que quería que todos judíos murieran y también que ellos (los judíos) estaban cometiendo genocidio contra su gente”, dijo el documento.

Le formularon el sábado 11 cargos estatales de homicidio agravado, seis cargos de ataque agravado y 13 cargos de intimidación étnica en lo que el líder de la Liga Anti Difamación calificó del ataque más mortal contra los judíos en la historia de Estados Unidos.

Aparte, a Bowers también le presentaron 29 cargos federales como obstrucción a la libertad del ejercicio de creencias religiosas _un crimen federal de odio racial_ y usar un arma de fuego en asesinatos. El secretario de Justicia Jeff Sessions dijo que los cargos “podrían conllevar a la pena de muerte”.

 

Con información y foto AP