Egipto informó que sus fuerzas de seguridad abatieron a 19 milicianos en un tiroteo, entre ellos los sospechosos de matar a siete cristianos que peregrinaban a un monasterio en el desierto, y que según el papa Francisco fueron “muertos por ser cristianos”.

El Ministerio del Interior, del que depende la Policía, dijo que los milicianos fueron rastreados a una guarida en el desierto al oeste de la provincia central de Minya, donde se produjo el ataque el viernes que también dejó 17 heridos.

Dijo que los presuntos milicianos abrieron fuego al advertir que los asediaban las fuerzas de seguridad. No dijo cuándo tuvo lugar el tiroteo.

El Ministerio publicó fotos que dijo eran de los cuerpos de los milicianos abatidos, además de fusiles, escopetas y pistolas. Otras imágenes mostraron el interior de una carpa y la bandera negra del grupo Estado Islámico, que se declaró responsable del ataque del viernes.

En el Vaticano, Francisco invitó a los fieles en la Plaza de San Pedro a orar con él por los siete cristianos coptos.

El papa expresó su “dolor por el ataque terrorista que hace dos días golpeó a la Iglesia Ortodoxa Copta en Egipto”.

Dijo que oraba por los “peregrinos asesinados por el solo hecho de ser cristianos” y pidió consuelo para los que lloraban su muerte.

El ataque del viernes fue el segundo a los peregrinos que se dirigían al monasterio de San Samuel el Confesor. Un ataque similar en mayo de 2017 dejó 29 muertos.

Con información y foto AP