El sector fronterizo de San Diego ha registrado una ligera alza en el número de familias que ingresan ilegalmente a Estados Unidos y se entregan a los agentes de migración desde que la caravana de migrantes centroamericanos llegó a Tijuana hace dos semanas, dijo la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos el martes.

Videorreporteros de The Associated Press vieron a más de una veintena de migrantes trepando una cerca entre México y Estados Unidos el lunes por la noche. Una vez al otro lado, los migrantes alzaron los brazos para entregarse a los agentes fronterizos que llegaron rápidamente al lugar en camionetas blancas.

Miles de migrantes están viviendo en el lado mexicano en tiendas atestadas en Tijuana.

Muchos de ellos han estado en camino durante más de siete semanas desde que la caravana partió de Honduras.