Un hondureño de la caravana migrante decidió atravesar la frontera de Tijuana hacia Estados Unidos a través de un túnel improvisado, al cual introdujo a su bebé de apenas ocho meses.

Joel Méndez, de 22 años, aguardó a que su novia Yesenia Martínez, de 24, pasara por debajo del muro fronterizo, para pasarle a su hijo, quien antes del momento bebía leche de un biberón.

Una vez que la madre estaba del otro lado, el pequeño fue introducido al estrecho hoyo para ser arrastrado algunos metros hacia el país norteamericano. Después, el padre le pasó su mamila.

El joven prefirió quedarse en Tijuana por miedo a ser deportado, y mientras se arregla la situación de la caravana de centroamericanos, buscará empleo.

Sobre el contingente de migrantes, se estima que alrededor de mil miembros se han apresurado a cruzar ilegalmente la frontera, siendo la mayoría detenidos.

Otros mil han solicitado su deportación voluntaria y el resto permanece a merced de las autoridades de Tijuana.

Con información de Daily Mail