Un grupo de centroamericanos de la caravana migrante escaló el muro fronterizo en los límites de Tijuana y San Diego. Luego de dos horas de caminata para llegar al fraccionamiento Playas de Tijuana, a un costado del Océano Pacífico los migrantes subieron a lo alto de la valla fronteriza desde donde gritaron: “¡Sí se pudo!, ¡Sí se pudo!

Los migrantes fueron observados por policías mexicanos y elementos de la Patrulla Fronteriza, estos últimos montados en caballos y cuatrimotos para vigilar la frontera.  Los integrantes de la caravana acordaron acampar a un costado del mar, pero desistieron y aceptaron ser llevados a los albergues preparados por las autoridades.

Con información de Milenio