“Con la exposición Belleza y virtud. Coleccionismo inglés de arte clásico. Siglo XVIII celebramos encuentros, alianzas y amistad entre los pueblos de México y del Reino Unido”, afirmó el antropólogo Diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología a Historia (INAH), al inaugurar la muestra integrada por esculturas de los siglos IV a.C. al III d.C., y neoclásicas del siglo XVIII, pinturas y artes decorativas, en el Museo Nacional de Antropología (MNA).

“Celebramos, en primer lugar —añadió el titular del INAH—, el diálogo entre los lenguajes de la belleza, el lenguaje entre universos culturales distintos, pero que sin duda alguna se articulan en esta aventura que es el devenir de la especie Homo sapiens en el planeta, de eso se trata la antropología de reconocer cómo los seres humanos siendo tan semejantes, somos también tan distintos y de cómo debemos revindicar la diversidad”.

Prieto Hernández refirió que México no puede entenderse sin el marco de las culturas universales, “por eso es fundamental que el INAH persevere en el diálogo cultural con todos los pueblos y fortalezca los vínculos con los museos del mundo, en este caso particular con los de Liverpool, y que refuerce los lazos de reciprocidad, de amistad y de colaboración”, precisó.   

Durante la ceremonia de apertura, que se llevó a cabo en el vestíbulo del Museo Nacional de Antropología, el director general del INAH estuvo acompañado por Laura Pye, directora del Museo Nacional de Liverpool; Aída Castilleja, secretaría técnica del INAH; Antonio Saborit, director del MNA; y José Enrique Ortiz Lanz, coordinador nacional de Museos y Exposiciones del instituto.

El antropólogo Diego Prieto dijo que fue justamente en 2015, en el contexto del Año Dual México-Reino Unido, que tuvo lugar allá la exposición Mayas, revelación de un tiempo sin fin, “y es precisamente en reciprocidad a esa exhibición que ahora presentamos Belleza y Virtud. Coleccionismo inglés de arte clásico. Siglo XVIII”.

Resaltó que el siglo XVIII fue fundamental tanto para el Reino Unido como para México, cada uno con sus circunstancias. La Ilustración del siglo XVIII significó la irrupción del discurso de la Modernidad y la razón, para después dar paso al Romanticismo, a la idea de la belleza y la virtud a la que se refiere esta exposición.

El titular del INAH refirió que la muestra hace referencia a la importancia del coleccionismo, uno de los temas abordados en la exposición. “En ambos países el coleccionismo se hizo cargo de recuperar una idea de historia, de lo clásico, y en el caso de la Nueva España de iniciar la construcción de nuestra identidad como nación, de recuperar en el reconocimiento de la antigüedad de las civilizaciones que florecieron en México, la posibilidad de construir una modernidad propia que dio lugar en el siglo XIX a la Independencia de México”.

En su intervención Antonio Saborit, director del Museo Nacional de Antropología, dijo que meses atrás en este mismo recinto se presentó la muestra El Lenguaje de la belleza entre los mayas. “Hoy la belleza se vuelve a dar cita aquí, aunque no hay bellezas iguales. En este caso el escenario es el siglo XVIII, la centuria de la razón, a la cual Occidente ingresó tomado de la mano de la mujer, y en la que belleza aparece a la sombra de la virtud, tal y como la vieron los admiradores curiosos y especialistas de la antigüedad clásica”.

De semejante pasión dan cuenta las piezas que conforman el cuerpo de esta exposición, reunidas originalmente por los jóvenes ingleses en el Grand Tour, posteriormente conservadas por sus descendientes y hoy resguardadas por los museos británicos.

La colección que se presenta en México reúne invaluables obras de los acervos de los museos nacionales de Liverpool: World Museum, Walker Art Gallery y Lady Lever Art Gallery, así como Castle Howard y el British Museum.

De manera complementaria a estos acervos nunca antes mostrados en nuestro territorio, Belleza y virtud incorpora piezas procedentes de la Antigua Academia de San Carlos, del Museo Nacional de las Culturas del Mundo y del Museo Soumaya, para evocar —entre otros aspectos— los valores de la República Romana como emblema de los ideales políticos de la Inglaterra de los años 1700.

Esta propuesta curatorial, desarrollada por la especialista de la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones (CNME) del INAH, Karina Romero Blanco, analiza la inquietud de los viajeros ingleses por explorar otros países, particularmente Italia, como vía para complementar su educación y ampliar su horizonte de experiencias.

En esta suerte de ritual de paso, conocido como el Grand Tour se consolidó una particular lectura del pasado grecorromano que derivó en la estética neoclásica, la ampliación de los límites de lo sensible y los conceptos que definieron para generaciones futuras los ideales de lo bello y lo bueno, que durante mucho tiempo dieron pie a la educación estética en las Academias.

La extraordinaria exposición, que presenta una de las mejores colecciones de escultura grecorromana existentes fuera de Italia, no sólo explora la concepción ilustrada británica de los vínculos entre las experiencias y la razón, sino que permite conocer más sobre el contexto en el que surgieron los primeros museos, en el sentido moderno de la palabra.

En el marco de la exposición se llevará a cabo un programa académico que permitirá vincular el pensamiento ilustrado británico con las reflexiones del mundo contemporáneo. Algunos de los temas que se tratarán, son: el coleccionismo trasnacional, el colonialismo cultural y la repatriación de los acervos, la objetivación del otro frente a los derechos humanos y la relación de las diversas comunidades que conforman los Estados nacionales con los acervos estatales.

Belleza y virtud. Coleccionismo inglés de arte clásico. Siglo XVIII permanecerá en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo Nacional de Antropología (Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec) hasta el 28 de abril de 2019. Horario: martes a domingo, de 9:00 a 19:00 horas.

INAH