El Senado de la República aprobó de manera unánime el dictamen de la Guardia Nacional tal como había sido negociado por los coordinadores de los distintos partidos políticos en la Junta de Coordinación Política; destaca el mando civil.

El dictamen sobre la Guardia Nacional incluyó ocho modificaciones centrales respecto al documento que se recibió de la Cámara de Diputados, entre las que destacan la temporalidad de cinco años y la adscripción civil.

En total, 127 senadores acudieron a la sesión de este jueves, todos los cuales votaron a favor de la creación de la Guardia.

El dictamen señala que la Guardia será civil y estará adscrita a Seguridad Pública, además de que no tendrá un mando mixto ni Junta de Jefes de Estado Mayor.

Para ocupar un puesto entre los mandos de dirección se encuentra el requisito de no formar parte de las Fuerzas Armadas, y los elementos serán considerados como civiles.

Asimismo, los cambios incluyen que el Senado deberá analizar y aprobar la Estrategia Nacional de Seguridad Pública y los informes anuales de la Guardia Nacional, mientras que las Fuerzas Armadas deberán volver a sus cuarteles en un periodo de cinco años.

Otro cambio aprobado es mantener a los miembros de la Guardia bajo la jurisdicción civil y que no portarán armas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

Con información de López-Dóriga Digital