Santos, el campeón vigente del fútbol mexicano, y los Pumas están obligados a ganar como locales este fin de semana para remontar ante Monterrey y Tigres, respectivamente, y así conseguir su clasificación a las semifinales del torneo Apertura-2018.

De cara a los juegos de vuelta de los cuartos de final, el Querétaro parece desahuciado porque cerrará en desventaja en la casa del Cruz Azul mientras que la serie más pareja es la de América ante Toluca.

LOS GALLOS AGONIZAN

El primer semifinalista saldrá el sábado del estadio Azteca. En esta cancha, que contará con un césped nuevo, el líder Cruz Azul se comportó como el mejor local del torneo con ocho triunfos y un empate, sin derrotas.

Ante esa imbatibilidad del equipo celeste, los ‘Gallos Blancos’ del Querétaro saben que su misión casi es imposible. Luego de perder 2-0 el jueves en el estadio La Corregidora tienen que ganar en la vuelta por 3-0 o por diferencia de dos goles a partir del 3-1.

“Apelamos al amor propio, a hacer un partido perfecto en una cancha difícil, y si no nos alcanza, vamos a morir con la frente en alto. Mientras haya vida hay esperanza y lucharemos a muerte para sacar adelante esta situación”, apuntó Rafael Puente, director técnico del Querétaro.

Cruz Azul tuvo la mejor defensa en la fase regular, con solo un partido en el que recibió tres goles como visitante ante Pachuca.

GUERREROS CONTRA LA PARED

En el estadio Corona, el Santos tendrá 90 minutos para tratar de levantarse del 1-0 que sufrió ante el Monterrey en el Bancomer, con una espectacular tijera del argentino Rogelio Funes Mori.

Para meterse a la ronda semifinal, los ‘guerreros’ santistas tratarán de recuperar la contundencia frente al arco, pues la derrota del juego anterior significó el fin de una racha de 22 partidos consecutivos anotando gol.

Los ‘rayados’ del Monterrey tomaron como un doble triunfo haber podido controlar las ofensivas santistas, pero están conscientes de que la casa de los ‘guerreros’ es una aduana complicada.

“La eliminatoria no está ganada todavía, no va a ser fácil la vuelta. Confiamos en que podemos hacer cosas buenas, hacer goles de visita ante un rival que en casa se hace fuerte. Para nosotros haberlos dejado en cero es un hecho importante porque habían hecho goles en todos los partidos”, comentó el uruguayo Diego Alonso, director técnico del Monterrey.

Al Santos le basta con ganar 1-0, pero si el Monterrey le anota estará obligado a imponerse con dos goles de diferencia.

PLEITAZO DE FELINOS

Ya el domingo, los Tigres tratarán de volver a manifestar el oficio y los recursos ofensivos que el jueves les permitieron venir de atrás para vencer 2-1 a los Pumas en el estadio Universitario.

Los Pumas se pusieron en ventaja muy pronto en el primer tiempo y en la segunda mitad les sacaron el resultado con dos disparos desde fuera del área, el primero de ellos desviado por un defensa.

“Creo que el partido no fue justo con nosotros, no merecíamos perder en ningún momento, pero el fútbol es así”, lamentó Alejandro Arribas, defensa español de los Pumas, “pero estamos vivos, ganando en casa calificamos y es lo que tenemos que hacer”.

Pumas necesita una victoria por 1-0 o 2-1, o de dos goles de diferencia si los Tigres anotan más de uno en el estadio Olímpico Universitario.

ARDERÁ EL NIDO

El jueves en la última jugada, al minuto 90+6, el Toluca le sacó el empate 2-2 al América en el estadio Nemesio Diez.

Fue un partido en el que los ‘diablos rojos’ toluqueños salieron molestos por las actitudes del argentino Agustín Marchesín, portero de las ‘águilas’.

El colombiano Luis Quiñones, atacante del Toluca, le advirtió a Marchesín y a las ‘águilas’ que el domingo en el estadio Azteca “tenemos todo para ganarles”.

“No sé cuánto tiempo perdió el portero, pero es parte del fútbol y al último se comió un golazo y yo creo que allá también se va a comer un par”, sentenció Quiñones.

Para avanzar a semifinales, el Toluca tiene que ganar o conseguir un empate a partir del 3-3.