El subsecretario de egresos de la Secretaría de Hacienda, Arturo Herrera, negó que el pago de bonos del NAIM por mil 700 millones de dólares anunciado por el gobierno federal implica destinar más recursos al aeropuerto, el cual será cancelado próximamente.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga para Radio Fórmula, señaló que la venta de bonos generó una caja por 6 mil millones de dólares para financiar la obra, por lo cual lo único que se hace es tomar de esos ahorros una parte para hacer la recompra.

“No estamos adquiriendo más deuda, al contrario, la estamos pagando”, afirmó.

Mencionó que de esta manera el gobierno espera poder quitarse la presión del pago de las distintas series de bonos, los cuales serán cubiertos en los próximos años con el TUA, que recauda cerca de 500 millones de pesos por año.

Sobre las versiones de que algunos tenedores de bono podrían emprender acciones legales contra la administración entrante por la cancelación del NAIM, Herrera dijo que el anuncio de esta mañana se hizo pensando en alcanzar un acuerdo con inversionistas conservadores, a la vez que busca reducir la incertidumbre y el margen de maniobra de los fondos buitre e inversionistas agresivos.

En otro orden de ideas, sobre la reducción de las expectativas de crecimiento por parte de Banxico, explicó que la ralentización es común en el primer año de gobierno, pues se pasa por una curva de aprendizaje, razón por la cual trabajaron durante la transición para definir los programas más importantes durante este periodo inicial de la administración.

El subsecretario explicó que en el presupuesto del próximo año vienen incluidos recursos para los proyectos del gobierno entrante, los cuales serán utilizados principalmente para realizar los estudios necesarios y los proyectos ejecutivos de obras como el Tren Maya, Santa Lucía o el Tren Transístmico.

Con información de López-Dóriga Digital