Un hombre disparó contra feligreses judíos que asistían a una ceremonia de nombramiento de un bebé en una sinagoga en Pittsburgh, lo que dejó al menos 11 muertos y seis heridos, entre ellas cuatro policías, informaron autoridades.

Fuentes policiales que pidieron no ser identificadas dijeron que por lo menos 11 personas fallecieron en el atentado.

El agresor fue detenido poco después. Fue identificado como Robert Bowers, de unos 40 años de edad, dijo una fuente policial que pidió permanecer en el anonimato.

Seis personas resultaron heridas, entre ellas cuatro policías, dijo Wendell Hissrich, director de seguridad pública de Pittsburgh.

“Es una escena de crimen horrible, una de las peores que he visto en mi vida”, dijo Hissrich.

El ataque ocurrió en medio de una ceremonia de nombramiento de un bebé, dijo el fiscal general de Pensilvania Josh Shapiro. No se sabía de inmediato si el bebé estaba entre las víctimas.

En horas de la tarde el presidente Donald Trump dijo a reporteros en el aeropuerto de Indianápolis que “murió mucha gente” y “mucha gente resultó herida de gravedad”.

El suceso ocurrió cerca de la Tree of Life Synagogue (Sinagoga Árbol de la Vida), en el vecindario de Squirrel Hill, dijo el comandante Jason Lando. El vecindario es uno de nutrida población judía.

El presidente Trump tuiteó que estaba monitoreando la situación.

“Es algo terrible lo que el odio está causando en nuestro país”, dijo Trump luego a reporteros.

Añadió que el problema era que no había guardia armado en la sinagoga. “No tenían protección”, expresó el mandatario.

Dijo que el agresor “debe pagar la máxima pena” por sus hechos.

El gobernador de Pensilvania Tom Wolf calificó el hecho de “una tragedia absoluta”.

 

Con información y foto AP