El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió pena de muerte para los responsables de tiroteos como el ocurrido en una sinagoga de Pittsburgh, que dejó un saldo preliminar de 7 muertos, posteriormente se confirmaron 11 personas muertas.

Previó a un encuentro que tendría con jóvenes agrícolas, Trump dio un mensaje  en el que afirmó que “este tipo de locos amerita la pena de muerte”, ya que unos cuantos años de prisión no son suficiente castigo.

Agregó que “las leyes deberían ser mucho más duras” y consideró que la presencia de un guardia armado en el templo habría servido para evitar la tragedia.

“Lo que sabemos hasta ahora es que no había un guardia armado al interior de la sinagoga, de haberlo habido se pudo haber evitado mucho de lo ocurrido”, señaló el mandatario.

 

 

Con información Agencias. Foto: Twitter