Una persona murió y otras 49 resultaron heridas, cinco de gravedad, en el descarrilamiento de un tren de cercanías este martes por un desprendimiento de tierras en los alrededores de Barcelona (noreste de España), informaron los servicios de emergencia.

El siniestro dejó «133 personas afectadas. De estas, una persona muerta, cinco heridos graves (…), 44 personas leves y 83 ilesos», explicó en Twitter el cuerpo de protección civil de la región de Cataluña, donde se produjo el accidente.

El suceso tuvo lugar a las 06:15 locales (05:15 GMT) en Vacarisses, un pequeño pueblo de accidentado relieve 35 km al noroeste de Barcelona, cuando dos de los seis vagones del tren que hacía el trayecto entre Manresa y Barcelona se descarrilaron.

«Hemos notado que iba frenando de golpe hasta que se han apagado las luces y ha empezado a moverse bastante bruscamente», explicó a la televisión local TV3 Jordi Canudas, uno de los pasajeros.

Según Adif, la compañía que gestiona la red ferroviaria en España, la causa del descarrilamiento fue un desprendimiento de tierras tras unos días de fuertes lluvias en la zona.

En las imágenes televisivas se ve una montaña de rocas apiladas al lado del convoy y los equipos de emergencia evacuando a los pasajeros.

El ministro español de Fomento, José Luis Ábalos, explicó a la radio Cadena Ser que la «zona estaba mallada pero no ha resistido todo el desprendimiento de rocas», sin precisar si este se produjo antes o mientras pasaba el tren.

También anunció que su departamento investigará los detalles del accidente.

Los desprendimientos ya habían causado descarrilamientos en esa zona en 2009 y 2011, sin daños personales en el primero y con once heridos leves en el segundo, según señala la prensa local.

 

Con información de AFP